Iglesia católica: las mujeres esperan un cambio antes de abrir el Sínodo

Las mujeres católicas esperan un cambio en la Iglesia mientras el Sínodo de los Obispos se prepara para iniciarse el 4 de octubre en la Ciudad del Vaticano.

El Papa Francisco abrirá una reunión universal de obispos con 464 participantes, por primera vez se permitirá votar tanto a mujeres como a personas.

Históricamente gobernada por hombres, la Iglesia Católica se ha enfrentado a demandas cada vez mayores de mujeres que quieren desempeñar un papel más activo en la administración de la iglesia.

Ciudadanos de segunda clase

Las mujeres privadas del sacerdocio y de los más altos cargos de poder se han quejado durante mucho tiempo de que se las considera ciudadanas de segunda clase en la Iglesia.

Cincuenta y cuatro mujeres votarán ahora con el obispo durante la meditación de tres semanas, una importante reforma hacia la igualdad de las mujeres en la Iglesia.

Esta colección es la culminación de dos años de pinturas católicas sin precedentes sobre sus esperanzas para el futuro de la institución, incluyendo temas como las mujeres católicas LGBTQ+ y el sacerdocio.

Hay esperanza entre los católicos progresistas de que esta reunión y la segunda sesión del próximo año puedan conducir a un cambio real.

Iglesias incluidas

Hasta ahora, las mujeres han desempeñado poco papel en la reunión. Anteriormente, sentadas en la última fila del auditorio, mientras los obispos y cardenales estaban en la primera fila votando, las mujeres se sentaban con los hombres en la mesa jerárquica neutral para facilitar las discusiones.

En 2021, Francisco dio el primer paso para responder a las demandas de las mujeres al nombrar a una hermana francesa, Nathalie Becquart, subsecretaria de la Secretaría para la Organización de Reuniones, un puesto anterior sólo para hombres.

Becquart se convirtió en el rostro de muchas iglesias y viajó por todo el mundo para explicar la visión de Francisco de una iglesia más inclusiva.

Deja un comentario