El número de muertos por el culto del hambre en Kenia cruza los 250

Nairobi, 7 jun (EFE).- Las autoridades kenianas aseguran que el número de víctimas vinculadas a una secta cristiana cuyos miembros ayunaron hasta la muerte para encontrarse con Jesucristo ha superado los 250.

Las autoridades han encontrado más cuerpos en los bosques de Shakahola en la costa del Océano Índico de Kenia mientras continúan las búsquedas de víctimas del culto que creía que se acercaba el día del juicio final, dijeron los medios locales, citando declaraciones de la policía.

La comisionada regional Rhoda Onyancha dijo el martes que los buscadores encontraron nueve cuerpos más en la tercera fase de las excavaciones de fosas comunes en el bosque, elevando el número de muertos a 251 desde que comenzaron las exhumaciones en abril.

Más de 600 miembros de las sectas fueron reportados como desaparecidos.

La policía ha detenido a 45 sospechosos vinculados a la llamada «masacre de Shakahola».

El ministro del Interior, Kithure Kindiki, dijo el martes que los equipos de rescate continuarían en el bosque hasta que encontraran a todas las personas desaparecidas.

«La construcción de caminos de seguridad a lo largo de los más de 37,000 acres de Chakama Ranch ha comenzado para facilitar investigaciones exhaustivas, metódicas y científicas y facilitar los esfuerzos de búsqueda y rescate, así como la identificación de tumbas», dijo Kindiki.

Dijo que el gobierno planeaba convertir el bosque en un monumento a las víctimas. «Los kenianos y el mundo no olvidan lo que pasó aquí».

Las autopsias de más de 100 cuerpos mostraron signos de inanición, los cadáveres de al menos tres menores y un adulto también presentaban signos de estrangulamiento y asfixia.

Una investigación policial inicial sugirió que algunos miembros del culto se vieron obligados a seguir ayunando incluso si querían romperlo.

La policía arrestó al líder de la secta Paul Mackenzie, su esposa y otros 16 sospechosos.

«Hasta ahora, las investigaciones han establecido que Mackenzie extendió sus actividades delictivas más allá de la parcela de tierra de 800 acres en el bosque de Shakahola», dijo Kindiki.

El ministro dijo que la policía había reunido «pruebas suficientes y creíbles para sostener un caso irrefutable contra Mackenzie y sus colaboradores».

Dijo que el acusado enfrentaría, entre otros cargos, «genocidio y crímenes de lesa humanidad».

Mackenzie, bajo custodia policial desde el 14 de abril, dirige la Iglesia Good News International.

El controvertido pastor fundó la organización en 2003 para «nutrir a los fieles de manera integral en todos los asuntos de la espiritualidad cristiana mientras nos preparamos para la segunda venida de Jesucristo a través de la enseñanza y el evangelismo», dijo el sitio web del culto.

Fue arrestado en marzo después de ser acusado de la muerte de dos niños en circunstancias similares, pero luego fue puesto en libertad bajo fianza.

El presidente de Kenia, William Ruto, se disculpó el 14 de mayo en nombre de su gobierno por no haber podido evitar las muertes. EFE

pa-ssk

Deja un comentario