El Congreso Eucarístico comienza hoy en Cebú

Comenzó en 1937, cuando, por primera vez en la historia, el Congreso Eucarístico Internacional (CEI), el festival espiritual centrado en la Santa Misa que comenzó a principios del siglo XX, se celebró en Asia, en la sólidamente católica Filipinas.

Cuando Manila acogió la 33ª edición de la CEI en 1937, unos 1,5 millones de personas de todo el mundo fueron invitadas a asistir al festival. Unas 600.000 personas participaron en una procesión religiosa, mientras que decenas de miles asistieron a las misas pontificales en Luneta.

Entre los niños filipinos que recibieron su primera comunión en ese momento estaba Ricardo Vidal, de 8 años, ahora cardenal-arzobispo emérito de Cebú.

Vidal, de 84 años, era presidente de la Conferencia Episcopal de Filipinas (CBCP) en 1986, cuando, siguiendo el llamamiento del arzobispo de Manila, el cardenal Jaime Sin, la CBCP instó al dictador Ferdinand Marcos a dimitir, desencadenando la Revolución del Poder Popular de Edsa.

También fue a Luneta con sus padres para presenciar el festival un niño «probinsyano» de Batangas, Gaudencio Rosales.

Rosales, de 83 años, también cardenal retirado, sucedió al cardenal Sin como arzobispo de Manila en 2003.

Ambos prelados han animado a los filipinos de todo el mundo a participar en el 51º CEI de Cebú y cocelebrarán misas pontificales para los peregrinos junto con el arzobispo Piero Marini, presidente del Comité Pontificio para los Congresos Eucarísticos Internacionales con sede en el Vaticano.

Olimpiadas para el alma

La 51ª CEI, la «Olimpiada del Alma» o festival espiritual que la Iglesia católica celebra cada año y posteriormente a intervalos bastante regulares desde 1888, se inaugura hoy en Cebú, volviendo al país casi 79 años después de que se celebrara por primera vez en Manila en 1937.

Por aquel entonces, la 33ª edición de la CEI era histórica, ya que era la primera vez que se celebraba en Asia, donde la mayoría cristiana sólo se obtenía en Filipinas.

Han pasado muchas cosas

Desde entonces, también han pasado muchas cosas en Filipinas como nación. Era una Mancomunidad bajo los Estados Unidos, pero ahora es una república de pleno derecho.

En 1937, el Papa era Pío XI, que ocupó la silla de San Pedro de 1922 a 1939. Fue el primer Papa que se sentó como soberano de la Ciudad del Vaticano cuando ésta se creó como Estado en virtud del Tratado de Letrán en 1929.

El concordato puso fin a las tumultuosas relaciones del papado con el Estado italiano tras la unificación de Italia por Giuseppe Garibaldi a finales del siglo XIX.

En la actualidad, el Papa Francisco sigue siendo un soberano del Vaticano como Pío XI. Pero se ha desprendido en gran medida de los marcados rasgos monárquicos e imperiales del papado que gobernaba los Estados Pontificios antes de la unificación italiana.

Tal vez reconociendo el estatus de Filipinas como mancomunidad de Estados Unidos, el Papa Pío XI envió como legado papal a la CEI de Manila a un prelado estadounidense, el cardenal Dennis Joseph Dougherty, arzobispo irlandés-americano de Filadelfia.

El propio arzobispo de Manila era irlandés, Michael O’Doherty.

Deja un comentario