Aquí está el artículo completo a través de la respuesta del Vaticano a ‘Dubia’ sobre el divorcio y las segundas nupcias | Registro Católico Nacional

El Vaticano publicó el lunes una respuesta pública a 10 Duda Presentado por el cardenal checo Dominik Duka sobre «La gestión de la Eucaristía para parejas divorciadas que viven en nuevas uniones».

Presentado originalmente por el Arzobispo de Praga el 13 de julio, en nombre de la Conferencia Episcopal Checa, el Comité Religioso para la Respuesta de la Fe, firmado tanto por el Papa Francisco como por el nuevo Gobernador General Víctor Manuel Fernández, fue emitido el 25 de septiembre. .

En el corazón del Cardenal Duca Duda Y la respuesta del Vaticano es práctica. la alegría del amor (La alegría del amor), La amonestación de los Apóstoles del Papa Francisco se produjo después del Sínodo sobre la Familia de 2015. Las preguntas presentadas se centran en las instrucciones del pastor para recibir la comunión por parte de aquellos que han estado casados ​​con el sacramento pero «divorciados y vueltos a casar» con alguien que no sea su cónyuge.

Lea el artículo en la Respuesta del Dicasterio para la Doctrina de la Fe a continuación, traducido por Matthew Santucci de CNA:

Responder a una serie de preguntas planteadas por el Príncipe Cardenal Dominic Duka OP sobre la gestión del Festival del Agua para las parejas divorciadas que viven en una nueva unión.

El 13 de julio de 2023, el departamento recibió una solicitud del príncipe cardenal Dominic Duka OP. El Arzobispo de Praga, en nombre de la Conferencia Episcopal Checa, formuló una serie de preguntas sobre la gestión del Festival del Agua en caso de divorcio. La gente vive en nuevos sindicatos.

Aunque algunas preguntas no están suficientemente redactadas y, por lo tanto, pueden deberse a algunas inexactitudes, el veredicto pretende ayudar a resolver las dudas que plantean.

¿Es posible que una diócesis en una conferencia episcopal tome una decisión totalmente autónoma basándose en los hechos planteados en las preguntas 2 y 3?

exhortación del apóstol la alegría del amorEl documento de los Sacerdotes Ordinarios, hacia el cual todos están llamados a rendir culto a la sabiduría y a la voluntad, afirma: «Los sacerdotes tienen la obligación de acompañar (a los divorciados vueltos a casar) para ayudarlos a comprender su situación. Según las enseñanzas de la Iglesia y las instrucciones del obispo”. En este sentido, es muy posible que las ordenanzas de la diócesis establezcan algunos criterios que, en línea con las enseñanzas de la Iglesia, puedan ayudar al sacerdote a acompañar los puntos de vista y opiniones de los divorciados que viven en la nueva unión.

Respuesta del Papa Francisco a una pregunta del Departamento Pastoral de la Diócesis de Buenos Aires, siempre que este artículo haya sido publicado en Acta Apostolicae Sedis¿Se considera una confirmación del magisterio común de la Iglesia?

Como se indica en la copia que viene con ambos archivos en Acta Apostolicae Sedisestos estan impresos Se un verdadero maestroEs decir, un verdadero magisterio (enseñanza).

¿Fue la decisión del comité ordinario de la Iglesia basada en ese documento? Amoris Latita?

Como recordó el Santo Padre en su carta a los delegados del Área Pastoral de Buenos Aires, la alegría del amor Es el resultado del trabajo y las oraciones de toda la Iglesia, con la conciliación de dos sesiones y del Papa. Este documento se basa en el magisterio del ex Papa, que ya reconoció la posibilidad de que los divorciados en la nueva unión accedan a la Eucaristía, siempre que asuman que «la obligación de vivir en pleno continente es por renuncia». Haz lo correcto. A una pareja casada», como propuso Juan Pablo II, o «Comprométete (contigo mismo) a vivir su relación o amistad», como propuso Benedicto XVI. Propuesta de un continente completo para el divorcio y las segundas nupcias en un nueva unión, pero reconociendo que puede ser difícil implementarla y permitir así, en algunos casos, después de una comprensión suficiente, la administración del sacramento de la reconciliación, incluso si no existe. Es posible ser fieles a los continentes propuestos por la Iglesia. .

¿No es? Amoris Latita¿La intención de la institución de preparar esta solución mediante un permiso o una decisión formal para cada pareja?

El punto 1 del documento “Criterios Básicos para la Implementación del Capítulo VIII del la alegría del amor«No corresponde hablar de ‘permiso’ para acceder al sacramento, sino que es un proceso de comprensión acompañado por el pastor», afirmó. Es comprensión ‘personal y pastoral’ «(«Alabama, 300). Se trata, pues, de acompañar al pastor como práctica deCamino de la CaridadQue no es más que una invitación a seguir el “camino de Jesús: de misericordia y de retorno”. la alegría del amor Abrir el acceso al Sacramento de la Reconciliación y la Eucaristía cuando en determinados casos existan limitaciones que reduzcan la responsabilidad y la culpa (error). Por otro lado, el proceso de acompañamiento no necesariamente termina con el sacramento, sino que puede encaminarse hacia otras formas de integración en la vida de la Iglesia: mayor presencia en la comunidad, participación en grupos de oración, o grupos de reflexión o participación en diversos servicios religiosos.

¿Quién debe ser el evaluador dada la situación dada a la pareja en cuestión, cualquier confesor, párroco, párroco, profesor asistente, secretario general o escuela secundaria?

Se trata de iniciar el proceso de acompañar al pastor para el entendimiento individual. la alegría del amor Enfatice que todos los sacerdotes tienen la responsabilidad de acompañar a quienes estén interesados ​​en el proceso de comprensión. Es el sacerdote quien acoge a la persona, la escucha atentamente y le muestra el rostro de la Madre de la Iglesia, aceptando sus rectas y buenas intenciones de poner toda su vida a la luz del evangelio y practicar la bondad. Pero es el individuo el que está llamado a someterse a Dios y mostrarle su conciencia con posibilidades y limitaciones, todas suyas. Esta conciencia, acompañada por el sacerdote e iluminada por las instrucciones de la Iglesia, está llamada a establecer, evaluar y dar juicio suficiente para comprender la posibilidad de recibir el sacramento.

¿Es apropiado resolver estas cuestiones por un tribunal religioso competente?

En los casos en que se pueda hacer una declaración nula, una apelación ante un tribunal religioso será parte del proceso de adjudicación. El Santo Padre quiere facilitar estos procesos mediante Por su propio movimiento, el juez Sopheap. El problema surge en una situación más compleja en la que no es posible obtener una declaración nula. En estos casos también es posible un proceso de comprensión que promueva o continúe el encuentro personal con Jesucristo en el sacramento.

¿Es aplicable este principio a ambas partes de un matrimonio divorciado civilmente o se divide el grado de culpabilidad y se procede en consecuencia?

San Juan Pablo II ya ha dicho: «El juicio sobre el estado de gracia de una persona corresponde sólo a la persona interesada, porque es una cuestión de conciencia». Por tanto, es el proceso de comprensión individual que “las personas divorciadas y casadas nuevamente deben preguntarse cómo han tratado a sus hijos cuando las uniones están en crisis. Si intentaron reconciliarse. ¿Qué ha sido del partido abandonado? ¿Cuáles son las consecuencias de una nueva relación para la familia y la comunidad de los fieles? ¿Y qué modelos a seguir quedan para los jóvenes que se preparan para el matrimonio? La reflexión honesta puede fortalecer la confianza en la innegable misericordia de Dios”.

En el caso de este permiso único, ¿debe entenderse que la vida matrimonial (aspecto sexual) no está mencionada en el sacramento de la reconciliación?

Incluso en el sacramento del matrimonio, la vida sexual de una pareja está sujeta a un examen consciente para confirmar que es una verdadera expresión de amor y que contribuye al crecimiento del amor. Cada aspecto de la vida debe ser puesto ante Dios.

¿No sería conveniente que todo el problema quede mejor explicado en el texto de vuestro dicasterio competente?

A partir de las palabras del Santo Padre en una carta a la delegación de la diócesis de Buenos Aires, en la que se afirma que no hay otra interpretación, parece que el problema está suficientemente explicado en los documentos mencionados anteriormente.

¿Qué se puede hacer para establecer la unidad interna pero también para evitar perturbar a los jueces ordinarios de la Iglesia?

Sería apropiado que una conferencia cristiana acordara algunos criterios mínimos para implementar la propuesta. la alegría del amorAsistir al sacerdote en el proceso de comunión y percepción respecto del acceso a los sacramentos de algunos divorciados en la nueva unión, sin perjuicio de la autoridad legal que cada obispo tiene en su diócesis.

Desde la fecha de la audiencia: 25/9/2023

Francisco

Víctor Fernández

Deja un comentario